Nuestro Blog

Descubre todos los tipos de tubería existentes

Tanto la tubería de metal como la de plástico son las más utilizadas en el ámbito doméstico, ya que son muy ligeras, económicas y duraderas, aunque existen ciertos detalles que hacen que entre ellas se diferencien.

Cualquiera que sea la elección que hayas tomado a la hora de hacer una instalación en tu hogar de fontanería, lo mejor va a ser que un profesional te asesore en este tema, ya que cada tubería se ha diseñado con ciertas características que hacen que puedan soportar un volumen de presión, de fluidos o de temperatura.

Las tuberías de plástico

Este tipo de tuberías han sido utilizadas desde siempre para un correcto drenaje de fluidos además de ser un excelente aislante de la temperatura. Además son cada vez más utilizadas ya que son muy ligeras a la hora de ser transportadas y de permanecer inalterables ante el pasos del tiempo frente al contacto con diversos líquidos que pueden resultar agresivos.

Suelen ser también perfectas para las redes que abastecen agua potable, para el riego, para el saneamiento y para la evacuación de las aguas. Dentro de las diferentes tuberías de plástico existentes, es imprescindible hacer una diferencia entre las de PVC, que funcionan con un perfecto conducto para el agua que se encuentra a una alta presión, aunque no a elevadas temperaturas, y las de CPCV, que consiguen resistir tanto a temperaturas muy frías como muy calientes. Por otra parte las tuberías de PEX pueden llegar a soportar temperaturas mucho más elevadas y por eso son empleadas para los sistemas de calefacción y para las calderas.

Las tuberías de metal

Un material duradero, ligero y elástico es el cobre. Muchas son los poceros Alcorcon profesionales que aseguran que este material es mucho más resistente a cualquier ciclo de dilatación y al paso del tiempo, además de ser más sencillo a la hora de una reparación ante cualquier problema.

Una tubería de cobre es la elección elegida por clientes que cuenta con un sistema de calefacción ya que supone un ahorro importante a lo largo del tiempo gracias a la conductividad térmica que posee, haciendo que no pierda apenas energía y por tanto, que su eficacia sea mejor.

Cuando se busca un suministro de gas, lo más habitual es instalar una tubería de acero, ya que aunque resulta un material bastante pesado, no necesita soportar líquidos. Además existen las tuberías fabricadas con acero inoxidable, que cada día se utilizan más en los asuntos de fontanería, puesto que son más duraderos que todas las mencionadas anteriormente, especialmente si se trata de un espacio situado junto al mar, ya que soportan mejor el salitre del mismo.

Por último esta la tubería de acero galvanizado que se encuentran recubiertas por varias capas de zinc que hacen que sean resistentes y no se oxiden ante cualquier tipo de fluidos. El único inconveniente es que resultan bastante más costosas que el resto.

Soluciones para los problemas más corrientes en fontanería

Los problemas en el hogar respecto al tema de la fontanería, son mucho más corriente de lo que se puede pensar. Fregaderos que no desaguan correctamente, malos olores en las cañerías, presión baja del agua, etc. son algunos de los síntomas que nos dicen que algo no funciona bien, aunque muchas veces por miedo al gasto que supone llamar a un fontanero, vamos dando largas a esta situación hasta que es muy tarde. En cualquier caso hay problemas de esta índole que se pueden detectar rápidamente y evitar de esa manera que empeoren. Descubre cuáles.

Fugas en las tuberías

En un lugar donde haya bastante ruido puede que pase inadvertido un goteo, y aunque puede parecer que es insignificante la cantidad que está cayendo, con el paso del tiempo se va convirtiendo en litros de agua. Así que no dudes en elegir el momento adecuado para poner remedio a esta situación.

Las tuberías van soportando día tras día la presión que provoca el agua y esto puede acabar en una corrosión, una rotura por congelación o que las juntas se afloje, lo que provoca que se vaya perdiendo también mucha agua hasta que son reparadas. Una fuga de agua también puede venir causada debido a que el agua esté muy fría y ésta acabe condensándose, lo que provocará problemas de humedad aunque en apariencia no parezca que haya fuga alguna.

Para averiguar si tienes alguna fuga coge una linterna y sigue el camino que forman las tuberías externas y busca las gotas que normalmente se forman en la parte de abajo de ellas antes de caerse.

Si la fuga proviene de la cisterna, notarás que va drenando lentamente hasta que el agua está lo suficiente baja como para que la válvula se abra y vuelva a reponerse, y esto puede hacer que el agua vaya perdiéndose poco a poco.

Revisión del medidor

Las empresas que se dedican a suministrar el agua, usan un medidor para saber exactamente qué cantidad de agua se ha utilizado. Si quieres comprobarlo tú mismo, cierra la llave de paso y busca el medidor de tu casa para poder leer la cantidad mostrada. Transcurridas un par de horas vuelve a leerlo para ver si ha aumentado. El problema que puede aparecer es que cuando las fugas son muy pequeñas, usar este método para detectarlas puede resultara complicado.

Problemas con el desagüe

Si los sanitarios no funcionan de manera correcta pueden aparecer manchas en el lavabo, en la ducha o en la bañera de agua, así como en los suelos o paredes de las habitaciones próximas y en las zonas que se encuentran próximas a la tubería de drenaje. Si es un problema aislado, lo más seguro es que sea problema de una sola tubería.

Para arreglar una tubería que no funciona correctamente, una vez localizada cual es, tapa la bañera o el fregadero con agua caliente y después retíralo para que el agua vaya drenando. Y es que el agua caliente contribuye en la eliminación de la grasa que está obstruyendo la tubería. Si de esta manera no se soluciona, se puede usar algún producto específico de limpieza con sustancias químicas para que eliminen tanto los residuos de jabón, de pelos o de cualquier otro material que esté atascando esa tubería. Si vas a usar un desatascador, ten cuidado porque si no lo haces de manera correcta, se puede terminar compactando todo ese material que obstruye la cañería. Llame a fontaneros Alcorcon para este u otros trabajos

Evita atascos en tu casa

En una vivienda es muy habitual un atasco de los desagües. Estos se producen en el momento menos oportuno y pueden traerte más de un quebradero de cabeza. A continuación te vamos a dar algunos consejos para que la probabilidad de tener un atasco en las tuberías de tu casa, sea mínimamente probable.

El principal consejo para que no se produzca un atasco es no tirar residuos ni comida por los desagües, ya que esto suele ser el principal motivo de que esto suceda. Si el atasco ya se ha producido, te tocará usar productos químicos para solucionarlo o incluso llamar a un experto como la empresa de desatrancos Alcorcon para que solucione este problema.

Limpiar los desagües

Como los desagües no se encuentra a la vista, no sabemos la suciedad que se va acumulando en ellos, por eso es imprescindible su limpieza y eliminar toda la suciead que tengan, aproximadamente una vez al mes.

Para tenerlos limpios lo aconsejable es quitar el tapón, quitar los residuos, limpiarlos y colocarlos de nuevo. En el caso de la bañera o de la ducha, lo más aconsejable es quitar la tapa del mismo y con la ayuda de un alambre eliminar los restos existentes.

Si tienes una trituradora de basura en la cocina, no olvides limpiarla también con la ayuda de un cepillo especial, eliminando cualquier resto de suciedad y de grasa que se suelel acumular en los laterales.

Se recomienda usar un limpiador para cañerías bacteriológico para que estén siempre limpias. Además estos productos eliminan también los malos olores que salen de los desagües y de las tuberías. No son corrosivos y por tanto no van a dañar las tuberías, siendo más recomendables que un desagüe químico.

Una vez que ya estén limpios y sin restos de suciedad, hay que intentar que sigan así mucho tiempo para que no se produzcan atascos, para ello coloca una malla en cada uno de los desagües, especialmente en la pila de la cocina y en el de la bañera o ducha. Además si te cepillas el cabello antes de ducharte, el desagüe te lo va a agradecer, ya que el pelo se va a quedar en tu cepillo y no en tu tuberá. Lo mismo sucede si bañas a tus mascotas en tu bañera, por eso debes intentar hacerlo en el jardín siempre que sea posible.

No tires nunca al inodoro nada que no sea papel higiénico ni desechos humanos. Para evitarlo coloca una papelera en el cuarto de baño.

Fuera atascos en las tuberías

Una avería muy común es que las tuberías no corran como deben y no funcionen correctamente. Si ese es tu problema, vamos a darte una serie de consejos para desatascar las cañerías sin necesidad de llamar a un profesional como es desatascos Alcorcon.

Lo primero que aconsejamos es echar agua hirviendo por la tubería ya que elimonará los restos de grasa que se hayan podido ir acumulando en ella. Pero hay ocasiones en que la grasa no es el motivo del problema, ya que puede que haya algún objeto o restos de comida que se encuentren obstruyéndola. En este caso con un alambre que tenga forma de ganzúa, se puede intentar sacar los que se encuentre atascando la tubería.

Un desatascador también puede solucionar el problema. Bombeándolo se conseguirá sacar los restos de suciedad. Una vez lo hayas solucionado, puedes prevenir su aparición de nuevo echando cuatro cucharas de sal de frutas y después, medio vaso con vinagre. Deja actuar cinco minutos y tendrás las tuberías siempre en perfectas condiciones. De paso, evitarás los malos olores que puedan aparecer.

No derrames aceites ni grasas por el fregadero, ya que además de ser algo muy dañino para el medio ambiente, también lo es para las tuberías. Después de las comidas, tira los restos de comida a la basura para que no terminen en el desagüe, ya que podrías tener un atasco a medio plazo por este motivo.

Cuidados en la ducha

La bañera y la ducha son lugares en los que se van acumulando restos de pelo que también producen atascos. Por eso recógelos y deposítalos en la basura, no en el inodoro. Tampoco tires tampones, toallitas, tampones o cualquier otra cosa por el mismo, es un consejo de https://www.obrasdepoceriaenmadrid.es. Coloca una papelera en el baño para tirar todos estos objetos. Tampoco tires productos químicos, restos de pinturas o disolventes por el desagüe.

Si sigues todos estos consejos el problema continua, puede que la instalación sea deficiente, por lo que tendrás que plantearte cambiarla, algo que sucede habitualmente en las viviendas antiguas en las que las tuberías ya están obsoletas después de haber sido usadas durante muchos años.